marzo 2007


Roberto Lavagna perdió todas sus chances de ser el próximo presidente de los argentinos al firmar una alianza con la UCR. Por un lado, por más desgastado que esté el partido Radical luego del frustrado gobierno de Fernando de la Rúa, la UCR todavía tiene una importante base electoral que le aportará muchos votos al ex ministro de economía. Y eso es bueno. Por otro lado, Lavagna tiene una base propia de votantes que proviene de las calses media alta y alta, sencillamente porque fue quien timoneó el barco de la “recuperación” económica de la Argentina luego del corralito.

Sin embargo, si bien cada uno de estos dos factores por separado es bueno porque agregan votos, estoy convencido de que combinadas le restan muchos votos a Lavagna. ¿Por qué? Porque los votos provenientes de las clases media alta y alta que históricamente votaron al radicalismo, ven ahora a este partido como lo que es: un partido que no logra despegar luego del mandato truncado de De la Rúa.

Creo que es un grave error el de Lavagna el haber acordado con los radicales, y también que Mauricio Macri haya decidido competir por la ciudad de Buenos Aires. Creo que la única posibilidad de haber alcanzado una alianza sostenible capaz de enfrentar al matrimonio Kirchner fue malograda por Lavagna y Macri, dos figuras con proyección nacional que debieron haber formado una alianza junto al gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, para darle un componente federal, que es lo que realmente necesita nuestro país.

Anuncios

El último mes me ha pasado de todo con mi móvil. Tenía un CTI, con un abono por el cual pagaba una suma x de dinero por mes y si me pasaba de ese límite me seguían facturando por minuto consumido. Tengo un Treo 600 que uso para trabajar (trabajo desde Buenos Aires para FON en España) y bueno, como recibo muchos mails, mi factura es un poco elevada.

(más…)

Finalmente, luego de tantas idas y venidas, quedó definido el panorama electoral para as próximas elecciones porteñas y nacionales.

Mauricio Macri va a pelear por la ciudad y Elisa Carrió compite en las presidenciales, siendo una de las pocas que se animará a desafiar al matrimonio K, pero con una figura ya casi tan desgastada como la de otro que se animará en las presidenciales, Ricardo López Murphy.

El que parece haber tomado la decisión correcta es Macri. Todas las encuentas lo dan como ganador en la ciudad de Buenos Aires por delante del actual jefe de gobierno, Telerman, y el ministro de educación, Daniel Filmus.  Sin embargo, en lo personal no se me va la sensación de que Macri tuvo miedo de enfrentarse al matrimonio K y, peor aún, al ex ministro de economía y también candidato presidencial, Roberto Lavagna.

Está bien, no polarizarán al electorado en un sector en el que Macri y Lavagna comparten, que es la clase media y alta. También parece que finalmente Macri ganará una elección con todas las de la ley. Pero, como digo, siempre me queda la sensación con Macri que se quiere jugar por lo grande y luego se baja cuando ve el panorama poco alentador. No se la termina de jugar.

Si hubiera ido por presidencia de la Nación lo hubiera votado a Macri. Ahora que va por la Capital Federal, tendré que encontrar a alguien más a quien votar. Lo haría por Filmus, cuya gestión en Educación me parece de las mejores de un ministro argentino desde el retorno de la demoracia en 1983 y estimo que podría hacer lo mismo en la Ciudad de Buenos Aires. Pero, lamentablemente, me traba el hecho que represente los ideales K que no comparto en lo más mínimo.