El último mes me ha pasado de todo con mi móvil. Tenía un CTI, con un abono por el cual pagaba una suma x de dinero por mes y si me pasaba de ese límite me seguían facturando por minuto consumido. Tengo un Treo 600 que uso para trabajar (trabajo desde Buenos Aires para FON en España) y bueno, como recibo muchos mails, mi factura es un poco elevada.

Sin embargo, grande fue mi sorpresa cuando el 13 de de febrero (mi plan comienza a facturar el día 12 y cierra el 11 del mes siguiente) recibo un mensaje de CTI con la leyenda “Sr. CLiente, CTI le informa que ha excedido su Limite de Credito, por favor llame al…”. Llamé inmediatamente y me sorprendí aún más cuando me dicen que me facturaron en un día la módica suma de 1400 pesos. Si si, ni más ni menos. Totalmente absurdo para alguien cuyo limite y consumo promedio es de 350 pesos mensuales.

Fueron días de llamar a un muy poco eficiente servicio de atención al cliente. Evidentemente, se los entrena para justificar lo injustificable. Me querían convencer de que efectivamente en 24 horas bajé tanta información como para facturarme 1400 pesos. Cuando les dije que soy conocedor de estas tecnologías y que su servicio GPRS es tan malo que es literalmente imposible bajar esa cantidad de información, quisieron convencerme que como tengo un Treo 600, utilicé el Bluetooth de mi móvil para navegar por internet. Pero el único problema es que mi Treo NO tiene Bluetooth. Finalmente optaron por la más fácil, cortarme el teléfono cada vez que les hacía una pregunta complicada o bien decirme “si está facturado lo va a tener que pagar”.

Hace pocos días llamé nuevamente y finalmente me reconocieron que “este es un problema que hemos tenido con muchos de nuestros clientes que utilizan el servicio de GPRS”. Supuestamente no me van a facturar los 1400 pesos, pero veremos qué pasa cuando me llegue la factura.

Inmediatamente me pasé a movistar, algo de lo que probablemente también me arrepienta luego de analizar la primer factura que me llego ayer.