Estamos en épocas de lluvias y el martes 17 llovió tanto, que el caos volvió a la ciudad de Buenos Aires. Calles inundadas, árboles caídos, autos destrozados, tránsito insoportable (más de lo habitual, que ya es casi alienante en las horas pico). Si a esto le sumamos los pozos que hay en las calles porteñas y el caos que es el transporte público (líneas de subte insuficientes, millones de colectivos sin regular en las calles, todavía mayor cantidad de taxis dando vueltas y complicando el tránsito, y los trenes y sus barreras bajas), creo que queda una sola solución posible para la Ciudad de Buenos Aires para arreglar de una vez por todas esta situación: organizar seriamente unos Juegos Olímpicos.

¿Por qué? Fácil… pareciera que nunca hay presupuesto para nada en la ciudad. Sin embargo, para llegar a organizar unos JJOO es necesario cierto nivel de infraestructura para acoger no solo a los juegos en sí mismos, sino también a los millones de turistas de todo el mundo que vienen a presenciar los juegos. Son miles de millones de dólares los que están en juego. Miles de millones que pueden utilizarse en modernizar una ciudad entera. Que se pueden utilizar para crear más líneas de subte, ampliar calles, reoganizar el transporte público en general, construir trenes que vayan por debajo y no haya más barreras. Esos son algunos de los beneficios que podrían traer las olimpiadas.

Estuve en Barcelona en 1991 de mochilero, con apenas 17 años, y luego entre varias veces entre 2000 y 2004, periodo en el que viví en España. ES sencillamente impresionante lo que cambió esa ciudad con los JJOO de Barcelona ’92. Para ellos existe un antes y después. Y creo que lo mismo podría resultar para una ciudad como Buenos Aires.

Anuncios