Sin medias tintas, es un desastre. Las ofertas son pésimas, la cobertura peor, y además los precios son extremadamente altos para las velocidades que se ofrecen.

Vivo en Martínez y Telecom-Arnet me hace esperar hasta fin de mes para darme de alta, porque el dueño anterior dió de baja el servicio y tardan un mes en hacerlo. Flash, por más empresa fusionada con Cablevisión y demás, no ofrece su servicio de cablemodem a pesar de que tengo multicanal. Entonces? Siendo zona Telecom, ni loco puedo irme a Speedy, porque me cortan la cabeza con el precio. ¿Qué opciones quedan?

Esperar a Telecom y su pésimo servicio de atención al cliente, que parece que te ladran cuando te hablan, o contratar el servicio de banda ancha de Redes del Sur que opera en la zona donde vivo, y que todavía te ofrece un servicio de 256Kbs que intenta venderte como la gran novedad a un precio que cualquier otro ISP te da el doble, o hasta 1Mega.

Los precios para acceder a la banda ancha en Argentina, comparados con el resto del mundo, son una locura. En España, por ejemplo, donde viví 4 años, Jazztel o Ya.com te ofrecen ADSL de 20Megas + llamadas nacionales gratis sin límite de tiempo por poco más de 25 euros. Acá por ese dinero, conseguís una conexión de 1Mega, que tarden en darte de alta, y que además te maltraten un poco desde el servicio de atención al cliente.

Lamentablemente, la tendencia siempre llega tarde a este país. Y, peor aún, la situación de duopolio que rigen las comunicaciones en Argentina, y de oligopolio en Internet, no permite que haya competencia y nos sigan robando con precios descomunales.

En vez de tanto control de precios que solo sirve para dibujar unos números que nadie cree en un año electoral, ¿no es mejor que el gobierno libere de una buena vez, y en forma efectiva, el mercado de las telecomunicaciones, que ingresen más competidores al mercado y así bajen los precios y mejoren las ofertas de los servicios?

Anuncios