Telerman ha sido sin dudas el gran perdedor entre los candidatos a Jefe de Gobierno. Pero además ha dejado una imagen bastante pobre al retrasar injustificadamente los primero resultados oficiales de recuento de votos. No supo aceptar su derrota en un principio y es una lástima. Todos se reciclan en la política argentina, y probablemente Telerman lo haga en alguna facción (Carrió debería ahora incluirlo en su estructura si es que tiene algun tipo de lealtad hacia quien llevó a Enrique Olivera a su fórmula).

Elisa Carrió fue la otra gran perdedora. Impulsó una alianza con el todavía Jefe de Gobierno que le quitó mucho más de lo que le dió. Volvió a insistir con Olivera y volvió a perder con Olivera, una figura si bien honesta y probablemente muy capaz, totalmente asociada a Fernando de la Rúa. Pero además Carrió perdió contra la fórmula oficialista, que fue la que finalmente entro al ballotage, y eso significa en política perder contra el gobierno. Su candidatura presidencial sufre ahora con miras a las elecciones de octubre.

El tercer gran perdedor fue Ginés Gonzalez García, actual Ministro de Salud. Vuelvo a repetir que es otro gran Ministro que ha logrado avances increíbles en materia de salud. Ahora no solo ha dejado el ministerio para hacerse cargo de su banca en la Legislatura porteña (¡¡¡qué deperdicio!!!), sino que en los números también perdió, porque ni siquiera quedó segundo, sino que tercero, ya que el segundo puesto lo obtuvo el ex Jefe de Gobierno Aníbal Ibarra.

En efecto, Ibarra fue el segundo gran ganador de las elecciones porteñas. Si bien el PRO le sacó casi 30 puntos, Ibarra vuelve a la Legislatura acompañado además de 4 personas de su lista. El año pasado estaba muerto –políticamente hablando–, este año regresa al recinto que promovió su expulsión y con un importante apoyo de los ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires.

Anuncios