Ahora fuera de broma, no está mal el concepto del que parte el informe. El Vaticano está preocupado por las numerosas muertes en las autopistas, que crecen año a año, y publicó los 10 mandamientos para un buen conductor, a saber:

1) No matarás
2) La carretera sea para ti un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal
3) Cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos
4) Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente
5) El automóvil no sea para ti expresión de poder y dominio y ocasión de pecado
6) Convence con caridad a los jóvenes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo
7) Brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes
8) Reúne a la víctima con un automovilista agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón
9) En la carretera tutela al más débil
10) Siéntete tu mismo responsable de los demás

Entre otras de sus consejos, para el Vaticano no está de más que el viajero se haga la señal de la cruz antes de empezar un viaje, ya con ese signo “nos entregamos directamente a la protección de la Santísima Trinidad”.

¿Y yo qué hago? 🙂

Anuncios