Viví casi unos 3 años y medio en España entre 2001 y 2004 y puedo decir que, así como la corrupción la heredamos de los italianos, la burocracia la heredamos, sin dudas, de los españoles. Pero bueno, España tiene una gran ventaja sobre nosotros, y esa es que está en Europa. Nosotros, en Argentina, estamos literalmente en el culo del mundo y, para peor, inmersos en una región que tampoco ayuda demasiado y no tiene peso propio en el mundo.

El tema es que España se volvió bastante más serio que nosotros en muchas cosas, y leyendo esta noticia me doy cuenta que es así. Todos los años, cuando hacés tu declaración de ingresos, el gobierno hace un cálculo y, si te cobró de más, automáticamente te devuelve esa diferencia. Recuerdo (¡¡¡como para olvidarme!!!) que en dos ocasiones me devolvieron dinero, la primera vez 900 euros y la segunda 1100, con lo cual esos dos años la visita a Argentina me salió “gratis”.

¿Y acá que ocurre? Te corren y ahogan de todas las maneras posibles para cobrarte impuestos, inventan otros absurdos, y no solo no te devuelven con servicios, sino que si te cobran de más no le podés ir a reclamar a nadie.