Cada vez me convenzo más de que somos un pueblo que no está dispuesto a cumplir las normas. Me cuesta visualizar el cambio de generación y que llegue una que quiera cumplirlas, que esté totalmente contra la corrupción, que salga de la pura dialéctica de “Argentina debería ser un país del primer mundo” para realmente querer serlo. No voy a ahondar en el concepto de viveza criolla, porque este artículo de Martín Varsavsky lo explica perfectamente.

Pero hoy vi algo que seguramente pasa siempre y yo recién me di cuenta hoy. Yendo en auto por Belgrano vi muchos coches estacionados de mano izquierda, cometiendo por lo tanto una infracción. Pero lo que es peor es el hecho, ya obseno diría yo, de la premeditación, del “soy piola y hago lo que quiero”. ¿Por qué digo esto? Porque muchos de los autos que vi tenían la chapa parcial o totalmente tapada con bolsas o papeles.

El caso que más me sorprendió fue en la calle amenábar, entre Virrey del Pino y José Hernández, donde había 5 autos estacionados de mano izquierda y todos ellos tenían la patente tapada. También vi algunos autos en la misma situación en Sucre entre Moldes y Vidal, en la calle Crámer y en la avenida Balbín al 3300, donde saqué la foto.

patentes.jpg

Perdón por resolución, pero la saqué con la cámara del celular. En la primera foto se ve perfectamente que se tapó toda la patent la segunda foto, solo la primera letra. Roger tiene en su blog una sección que se llama “Así Estamos” que está muy buena.