Por lo menos, así se desprende de una encuesta que dice que el 60% de los canadienses no aprobaría el examen de ciudadanía si ello dependiera del conocimiento que tienen de su propio país.