El ministro argumenta que “Nosotros no tenemos esa visión. La solución no es extirpar. La solución es ordenar la cosa y buscarle la vuelta, con el cuidado del caso y las sanciones que correspondan, cuando no se pueda ordenar como lo acabamos de hacer con Nueva Chicago”.

Estoy de acuerdo con lo que dice Fernández y, además, no es la naturaleza de un espectáculo deportivo. Pero por un tiempo y hasta que no se solucionen y se calmen las cosas, sigo sosteniendo que jugar los partidos sólo con público local es una excelente medida de seguridad.

Anuncios