Parece que un hombre está esparciendo su fortuna en pequeñas cantidades y no se le ocurrió mejor forma de hacerlo que dejando pequeñas cantidades en sobres y esparcidas por lo baños públicos nipones.

¿Habrá estado este sujeto hace poco en Buenos Aires? Quien sabe, quizás sea haya sido él el que dejó el sobre en el baño privado de la Ministra Miceli y le resulte una buena coartada 😉