Fijate cuanto es el costo de instalación, porque te vacunan con eso de una manera asombrosa. Hace 2 ó 3 años, el costo de la instalación representaba el 10 ó 15% del valor del aire. Hoy, la instalación te cuesta alrededor del 30%. Por instalar un aire de 3000 frigorías F/C de 1600 pesos te piden unos 450 “pesitos” más (así te lo dicen, como si ganarlos fuese fácil).

Lo bueno es que vos comprás el aire en cualquier casa tipo Rodó, Garbarino, Frávega o, en mi caso, Falabella (porque tengo 10% descuento y 12 cuotas sin interés con las tarjetas del Galicia) y “te lo venden” con la instalación incluida. Después te enterás cuando viene el instalador que solo pagaste la instalación básica (140 pesitos) y que tenés que pagar después todos los extras (310 “pesitos” más). Y te cobran todo tipo de ridiculeses como “tenés una pared de 35 cms en vez de 30 cms y agujerearla te cuesta 25 “pesitos”.

Así que a tener cuidado, porque la modalidad de “te vendo algo que crees que está pagado y luego te empomo” sigue muy vigente en la Argentina. Y es que seguimos siendo unos vivos bárbaros porque vendemos instalaciones que no lo son, más bien son colocaciones. Al fin y al cabo, nos dejamos robar por todos lados, hasta en las formas de venta.

El gobierno debería controlar estas malas prácticas y defender al consumidor para que no lo roben. Pero tan ocupados están ellos en robar que dudo que tengan tiempo para cuidar a los ciudadanos.

Anuncios