En una prueba correspondiente al campeonato mundial en Roma, el finlandés Tero Pitkämäki, lanzador de jabalina, se resbaló justo cuando tiró la jabalina, que se desvió y terminó clavada en las costillas de Salim Sdiri, un francés especialista en salto en largo que estaba preparándose justamente para saltar. Sdiri fue intervenido de urgencia y está bien, ya que la jabalina, a pesar de haberle hecho una herida de 7 cms de profundidad, no le tocó ningún órgano vital. ¡Increíble!