Y esto es por los apoyos que suma. El primer error, el que le quitó todas las posibilidades de llegar a la presidencia fue haberse aliado al radicalismo, o a lo que queda de un partido que no logra resurgir de las cenizas. Y ahora no tuvo major suerte que recibir el apoyo del ex Presidente Raúl Alfonsin, un político que se niega a desaparecer de la escena política y de su partido, y que sigue intentando influenciar en el entorno radical.

Lavagna es un gan economista y además ha sido un excelente Ministro de Economía, pero le está faltando cintura política en la carrera por la presidencia. Por más estructura que le quede al radicalismo en unas pocas provincias (en la mayoría es residual), se asoció con un partido perdedor que nunca puede terminar de gobernar cuando le toca. Así no se ganan las elecciones.

Si Lavagna quisiera formar un frente serio, debería intentar formar alianzas con personas que realmente signifiquen un cambio (por lo menos por ahora, veremos que hacen en el futuro). Un nombre en Macri. Otro Binner. Si, son de perfiles totalmente opuestos, pero eso es lo que necesita la Argentina ahora: pluralidad verdadera y distintas visiones para crear de una vez por todas algo…

alfonsolavagna.jpg