De todas las fiestas raras que hay en España en las que estuve cuando vivía allá, nunca vi una tan rara como la de la Tomatina. Básicamente, la gente se junta y se tira tomates unos a otros y todo esto empezó en 1944 cuando unos jóvenes se empezaron a pelear en las calles de Buñol y se la empezaron a dar con tomates de un puestito que estaba por ahí. Desde 1950 la “fiesta” es oficial, y este año unas 40.000 personas se cagaron a tomatazos, literalmente, porque se estima que se tiraron unas 115 toneladas de tomates.

tomatina1.jpg

Anuncios