Me pregunto para qué, porque según la versión oficial no hay problemas de nada…. no hay paros de docentes en las provincias, no hay conflictos pesqueros, no hay inflación galopante, no hay conflictos salariales con ningún gremio…

Hasta hace escasos meses, cuando la propuesta de un pacto de gobernabilidad de este estilo venía desde la oposición, el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, lo rechazaba porque “es propio de gobiernos débiles y éste —afirmó—, no es un gobierno débil”. Ahora, cuando la propuesta viene directamente desde su futura jefa con el nombre de Pacto Social, el Ministro no duda en apoyarlo contundentemente. Quizás ahora si ven las cosas más oscuras y aparecen los casos de corrupción, más conflictos sociales y una inflación que no podrán seguir manipulando (al menos los índices) por mucho tiempo más.

De todas formas, creo que lo mejor que puede pasarle a la Argentina (más allá de estás contradicciones oportunistas), es llegar a un Pacto de la Moncloa como se hizo en España. Un acuerdo amplio, que incluya a todos los sectores de la política, al empresariado y a los gremios, para llegar a un acuerdo por el cual se tome conciencia de la actual situación que atraviesa el país y salir de una vez por todas adelante.