Dijo nuestro querido presidente Néstor Kirchner hoy en uno de los tantos actos que encabeza diariamente. Esta desafortunada frase, vino acompañada por otras tantas que ya forman parte de la dialéctica presidencial y que acompañan a Kirchner desde que asumió en 2003.

Kirchner dice que las mediciones privadas están avaladas por la oposición, y las desacredita, como no, diciendo que son hechas por quienes “generaron la hiperinflación y que fueron responsables del vaciamiento de los 90”. Siempre apoyado por su jefe de gabinete, Alberto Fernández, quien ademas asegura que hay “un trato irresponsable al tema de la inflación, porque tratan (por la oposición) de generar expectativas inflacionarias para arruinarle la vida a los argentinos”.

Claro, el tema irresponsable es por parte del gobierno al manipular tanto las cifras. Inconcebible que un Presidente y un MInistro afirmen estas cuestiones, cuando claramente son incapaces de llevar a cabo políticas económicas que mantengan una inflación estable. En un año electoral, prefieren lavarse las manos y culpar a quienes no son responsables del manejo de la economía, si bien es cierto que las expectativas pueden hacer mucho mal cuando se trata de inflación.

Pero seamos sinceros. Las únicas expectativas que generan mal ambiente con las manipulaciones constantes de los índices que presenta el gobierno a través de un muy bastardeado Indec. Y lo que me parece más peligroso, sobre todo en un gobierno que se quiere mostrar fuerte y que en realidad es sumamente autoritario, es que le otorgue tanto poder a la oposición. Porque leyendo entre líneas, pareciera como que quieren echarle la culpa a un actor que no tiene influencia alguna en la política económica. Como si quisieran lavarse las manos por la creciente inflación que no pueden controlar… y quien sabe por cuantas cosas más.