La picardía no tiene límites, aunque no hay como la creatividad argentina.