En el mundo actual se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres que en la cura del Alzheimer. De aquí en algunos años tendremos viejas con tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven.