Lo he dicho mil veces y lo vuelvo a repetir: tomá todas las precauciones posibles a la hora de manejar. No importa lo bien que manejes o, en su defecto, lo bien que creas que manejes.