Economía


María es la dueña de un bar en Los Angeles. Para incrementar sus ventas, ella decide dejar que sus clientes leales – quienes la mayoría son unos alcohólicos y no tienen trabajo – puedan beber ahora y pagar luego. Ella mantiene una lista de los tragos consumidos (de esta manera les está dando crédito a sus clientes).

La voz se dispersa y como resultado el número de clientes aumenta rápidamente llenando a diario el bar de María.

Tomando ventaja de las limitaciones económicas de sus clientes, María aumenta los precios de cerveza y vino, los tragos más consumidos.

Un jóven y dinámico empleado del banco local, reconoce estas deudas como activos “líquidos” y ayuda a María a incrementar su límite de préstamo.

Él no vé razón alguna por la cual preocuparse, ya que María usa las deudas de los alcohólicos como respaldo colateral.

En la sede principal del banco, los expertos transforman estos activos circulantes en bonos, llamándolos BEBEBONOS, ALCOBONOS y VOMIBONOS.

Esos bonos con respaldo son entonces invertidos en los mercados mundiales. Nadie en realidad entiende lo que estas abreviaciones significan y cómo están garantizados… pero como vienen directamente del banco… todos creen que la cosa es seria. Sin embargo, el valor de los bonos sigue creciendo, ya que las ventas son tan buenas y se convierten en bonos muy populares a nivel de los inversionistas.

Un día, aunque las ventas siguen aumentando, un analista de riesgos del banco (quien eventualmente pierde su trabajo por su negatividad), decide que ha llegado el momento de urgir a María que empiece a cobrarle sus deudas a los clientes o su línea de crédito será reducida y la tasa de interés aumentada.

Sin embargo, como es obvio, los clientes no tienen para pagar sus deudas.

María no puede pagar sus obligaciones al banco y se declara en bancarrota.

BEBEBONOS y ALCOBONOS caen en el valor del mercado un 95% y VOMIBONOS se maneja un poco mejor, estabilizando el precio después de perder un 80% de su valor.

Los proveedores del bar de María, habiéndole dado generosas oportunidades de crédito e invertido en los bonos que tanto valor tenían, se ven envueltos en medio de este tumulto. El vendedor de vinos termina también declarándose en bancarrota y el de cervezas termina vendiéndole el negocio a la competencia.

El banco es rescatado por el gobierno, tras una reunión de última hora en consultas con líderes gobernantes y representantes de todos los partidos políticos.

Los fondos requeridos para esto, son obtenidos de los impuestos pagados por los que no beben.

Y era la única salida que le quedaba, porque su versión era muy poco creíble y tenía demasiados puntos débiles. Miceli confirmó su renuncia luego de una reunión con Alberto Fernández, siendo la única lectura que el gobierno le quitó su apoyo. Y más teniendo en cuenta que pocos instantes después anunció a su sucesor en el cargo. Ahora la justicia tiene (o debería tener) vía libre para investigar el caso.

miceli.jpg

Las repercusiones de la renuncia en medios argentinos y del mundo

(más…)

El primero (por lo menos que conocemos) fue el caso Skanska. Ahora a la ministra de economía, Felisa Miceli, le encontraron una bolsa con 210.000 dólares en el baño privado de su despacho en el ministerio. De esto hay varias cosas para preguntarse:

1) Claramente no es lo que dijo en su declaración jurada de 2006 ante la oficina anticorrupción “…Miceli consigna como únicos ahorros una cuenta bancaria con 76.273 pesos“. Acá ya hay algo que tiene que explicar Miceli.

2) Es raro guardar dinero “sucio” en el baño del Ministerio, al igual que una denuncia que lleve a encontrar dinero en ese lugar. O Miceli es muy descuidada, o alguien la delato. Quizás se trate de alguien que quiera ensuciarla. Y si este es el caso, quizás también puso un dinero allí que no era de la ministra.

En todo caso, la ministra Miceli tiene que dar un paso al costado, renunciar, y desde allí dar las eplicaciones necesarias que requiera la justicia en este caso. Ante un posible hecoh de corrupción como este, Miceli debe renunciar.

Viví casi unos 3 años y medio en España entre 2001 y 2004 y puedo decir que, así como la corrupción la heredamos de los italianos, la burocracia la heredamos, sin dudas, de los españoles. Pero bueno, España tiene una gran ventaja sobre nosotros, y esa es que está en Europa. Nosotros, en Argentina, estamos literalmente en el culo del mundo y, para peor, inmersos en una región que tampoco ayuda demasiado y no tiene peso propio en el mundo.

El tema es que España se volvió bastante más serio que nosotros en muchas cosas, y leyendo esta noticia me doy cuenta que es así. Todos los años, cuando hacés tu declaración de ingresos, el gobierno hace un cálculo y, si te cobró de más, automáticamente te devuelve esa diferencia. Recuerdo (¡¡¡como para olvidarme!!!) que en dos ocasiones me devolvieron dinero, la primera vez 900 euros y la segunda 1100, con lo cual esos dos años la visita a Argentina me salió “gratis”.

¿Y acá que ocurre? Te corren y ahogan de todas las maneras posibles para cobrarte impuestos, inventan otros absurdos, y no solo no te devuelven con servicios, sino que si te cobran de más no le podés ir a reclamar a nadie.